“Estoy en la Asociación Faustinum porque…” – testimonios en francés

Pierre

Benin

“Pertenezco a la Asociación FAUSTINUM porque, como devoto de la Divina Misericordia, quería profundizar en mis conocimientos y conocer a Santa Faustina, la santa Polaca: su vida, misión y espiritualidad.

Desde que me incorporé a FAUSTINUM hace casi 5 años, primero como voluntario y ahora como miembro, mi sed se ha satisfecho, por ejemplo, con los materiales de formación, libros y folletos mensuales.  La ceremonia de aceptarme como miembro con motivo del IV Congreso de la Misericordia, que tuvo lugar en Uagadugú en la sala Ouaga 2000, en la fiesta de San Juan Pablo II, me dio un fuerte incentivo para proclamar el mensaje de misericordia en mi entorno y en el mundo entero y animar a otros a unirse a FAUSTINUM.

Adrienne

Benin

Me uní a la Asociación “Faustinum” porque me permite profundizar en mi conocimiento de la Misericordia de Dios hacia las personas y aprender cada día a vivir más y más en total confianza en Dios y amor por mis hermanos.

¡Gracias!

Rose

Camerún

Pertenezco a la Asociación FAUSTINUM porque sus fines, el carisma y la espiritualidad de Santa Faustina me fascinaron y cambiaron mi vida, aumentaron mi fe y confianza en Dios.

La práctica de nuevas formas de culto a la Divina Misericordia y la formación me permitió conocer mejor a la Santísima Trinidad, acercarme a Dios y amar a mi prójimo más que antes.  Las palabras dadas por nuestro Señor Jesucristo al Secretaria y Apóstol Santa Faustina, son la base para encontrar el amor misericordioso de Dios.

La misericordia de Dios me ha cambiado. De hecho, soy una persona completamente nueva, dedicada a Dios.

Odette

Camerún

Me faltaba paz, mi vida se volvía cada vez más infeliz. Todas mis relaciones fueron confusas.  Mi hijo a la edad de 6 años decidió vivir solo en el campo, porque yo no podía satisfacer sus necesidades básicas. Una mañana, cuando pensaba en lo hambrienta y sin un centavo que estaba, fui a una reunión organizada por el pastor de la Iglesia Renacimiento, me di cuenta de que debería arrepentirme porque había abandonado el camino de la Iglesia. Desde que entré a la universidad en 1993, no tuve tiempo para Dios.  Entonces decidí volver a la Iglesia Católica.  Un domingo por la noche, al final de la misa, hubo una charla sobre la Asociación FAUSTINUM de los Apóstoles de la Divina Misericordia.  Me dije a mí mismo, “esto es lo que necesito”.  Desde 2007 trabajo en la Asociación como Secretaria Diocesana.  Me siento amada por Dios y muy cerca de la corte celestial.  A pesar de todos los tormentos que encuentro, la confianza en Jesús Misericordioso me permite permanecer fiel a pesar de mis debilidades.  Por eso canto sobre la misericordia del Señor que me sacó de mi miseria.

Rodrigue

Camerún

Desde que me uní al grupo de la Divina Misericordia, he visto los milagros del Señor, he encontrado un trabajo. La misericordia de Dios me ha cambiado, tengo más entusiasmo por la oración y preocupación por el prójimo.

Suzanne

Camerún

Pertenezco a la Asociación Faustinum de los Apóstoles de la Divina Misericordia, porque desde el primer día que la Sra. Rose vino a la parroquia para hablarnos sobre el culto a la Divina Misericordia según las formas dadas a Santa Faustina por nuestro Señor y Salvador Jesús Cristo, este mensaje sonó profundo en mi corazón y en mi alma.  Es un mensaje tranquilizador, un mensaje de consuelo, un mensaje de aliento. Descubrir lo ilimitada que es la Misericordia de Dios me permite no desanimarme por las caídas y la pobreza, sino avanzar, paso a paso, por el camino de la santidad al que Jesús me invita.  La conciencia de que el Señor Jesús me ama a pesar de mi “miseria” me da la fuerza para entregarme a su gracia, que puede transformar mi corazón, mi alma, mi vida en una flor de agradable fragancia, en un jardín donde reposará mi Jesús.  Felizmente.

Anicet

Camerún

Me uní a Faustinum de una manera completamente inesperada, siguiendo una situación que ha marcado mi vida y que me hizo creer que esto es un llamado, un llamado que he recibido del Señor. En marzo de 2014, cuando me jubilé, alguien me reprendió públicamente y lo perdoné en nombre del Señor Misericordioso.

¡Gracias Jesús!

Padre Yves

Camerún

La misericordia de Dios me fortaleció en la fe.  Mi confianza en Jesús ha crecido.

La misericordia de Dios me hizo darme cuenta de cuán grande es el amor de Dios. Y cuánto nos ama a pesar de nuestras limitaciones.

La misericordia de Dios me permitió cambiar mi visión de los demás.  Para no juzgarlos.  Incluso el pecador más grande necesita la misericordia de Dios.

Nadège

Camerún

Pertenezco a la Asociación Faustinum porque creo firmemente que ese es el camino por el que alcanzaré mi perfección (perfección cristiana, alcanzar la salvación).  Desde la niñez, siempre he confiado en Dios y he sentido compasión por los demás.  En 2008 descubrí un movimiento que se basa en la confianza y la misericordia, los dos principios en los que se basa mi vida.  En esto reconozco la llamada de Dios (Diario 687 y 1520).

Judith

Camerún

Estoy en “Faustinum” porque me impresionaron estas palabras: “Aunque tus pecados sean como el escarlata, serán blancos como la nieve”;  Me dije a mí mismo: estoy aquí, me quedo aquí.

Hna. Catherine

Camerún

Pertenezco a la Asociación FAUSTINUM por lo que vivo cada día, el milagro del perdón de Dios para mí y el mío para los demás.