“Estoy en la Asociación Faustinum porque…” – testimonios de Eslovaquia

Alena

 “Faustinum” se ha convertido en mi familia.  Me llena todo su trabajo, todas sus actividades, como la Coronilla, La Hora de la Misericordia, La Coronilla para los moribundos, Actos de misericordia … Simplemente, es como si encontraras tu vocación y me alegro y agradezco que a través de Gracia de Dios puedo ser miembro de esta familia.

Andrej

 Estoy en la Asociación “Faustinum” porque he experimentado una “intervención” de la Divina Misericordia.  Por eso me esfuerzo por hablar con la gente sobre la bondad de Dios.  Los encuentros en la “Asociación Faustinum” me fortalecen y me ayudan a poder compartir mi experiencia con otras personas.

Barbora

Me inscribí en la Asociación “Faustinum” porque me había inspirado la espiritualidad de Santa Faustina.

 Santa Faustina me ha atraído mucho en términos de diferentes atributos.  Me gustan sus rasgos personales en relación con Dios, la Congregación, la familia y  además: su sencillez, humildad, abnegación, pobreza, obediencia, confianza y muchos otros.

 Estoy en la Asociación “Faustinum” como voluntario por varias razones:

 1. Divina Misericordia – en mi opinión es el atributo más grande de Dios.

 2. Mi vocación en la vida cotidiana es la enfermería. Mi servicio en un hospicio es también mi       sacrificio por el trabajo de “Faustinum”.

 3. A pesar de las pandemias de Covid 19 – la Asociación “Faustinum” representada por la Congregación de las Hermanas de Nuestra Señora de la Misericordia forma espiritualmente y educa de manera individual a través de publicaciones, youtube, etc.) En un momento favorable de situación epidemiológica.  Todos los devotos, voluntarios y miembros tienen la oportunidad de participar en retiros espirituales, p. ej.  en Dolný Smokovec bajo la dirección de las Hermanas de la Congregación de Nuestra Señora de la Misericordia y un sacerdote.

 4. Asociación “Faustinum” – es donde pertenezco.  He tomado esta decisión y no me arrepiento.

 5. “Faustinum” me da fuerzas para pasar por diferentes dificultades de la vida. Jesús y Santa Faustina estarían de acuerdo conmigo si digo que la Divina Misericordia me da la razón para vivir.

 6. Creo que podré ser miembro de la Asociación ”Faustinum” si es de acuerdo con la voluntad de Dios.

 7. Jesús, en Ti confío.

Eva

Soy miembro de la Asociación “Faustinum” porque las juntas en esta Asociación y las conferencias de las Hermanas de Nuestra Señora de la Misericordia y los sacerdotes me fortalecen en mi camino por la vida, me dan paz y me enseñan a ser humilde. Desde que soy miembro de esta Asociación me siento más en paz, trato de hablar con la gente sobre la Divina Misericordia, leerla y meditar sobre ella. Me esfuerzo por ponerlo en práctica en mi vida y animo a otras personas a confiar en la Divina Misericordia.

Hanka

Soy miembro de “Faustinum” porque Dios misericordioso me muestra todos los días su cercanía, especialmente en estos tiempos, nos muestra su gran amor que es eterno.  Basta confiarnos a Jesús bajo la protección de Nuestra Señora a través del Espíritu Santo.

Jolana

 Estoy en la Asociación de los apóstoles de la Divina Misericordia “Faustinum” porque:

 En 1996, un nuevo sacerdote de nuestra parroquia empezó a hablar sobre Jesús misericordioso y su amor, sobre Sor Faustina, la Coronilla, la Hora de la Misericordia, etc.

 El 2º Domingo de Resurrección, 7 de abril de 1997 (cuando aún no se reconocía como Domingo de la Misericordia), el sacerdote celebró la misa.  Delante del altar se exhibió un hermoso retrato pintado de Jesús Misericordioso con un letrero “Jesús, en ti confío”.  Durante la homilía me conmovieron las palabras de Jesús dirigidas a Santa Faustina, como se describe en el Diario 699: „… que ningún alma tema acercarse a Mí, aunque sus pecados sean como escarlata.  Mi misericordia es tan grande que por toda la Eternidad, ninguna mente, ni humana ni angélica, la comprenderá ”.

 Estas palabras han tocado profundamente mi corazón y tomé la decisión de alejarme de mis pecados y volverme a este Jesús.  Ese día recibí el Sacramento de la Reconciliación y Jesús en la Eucaristía.  El sacerdote bendijo la imagen de Jesús Misericordioso frente a la cual comencé a rezar todos los días.  Mi vida comenzó a cambiar lentamente.  Día a día iba creciendo mi deseo de conocer a Jesús Misericordioso: quién es Él, que me da tanta fuerza de amor que me atrae.

 Compré las Escrituras y el Diario de Santa Faustina.  Cada momento libre lo pasé con estos preciosos libros que han sido mis favoritos desde entonces.  Mi deseo creció por conocerlo, saber cómo es Él y permanecer con Él el mayor tiempo posible.  Comencé a recibir los sacramentos con más frecuencia y mi relación conmigo mismo, con mi familia y con Dios se renovó y se liberó.

 Anhelaba una Asociación y profundizaba mi confianza en Jesús.  Una invitación a mi ansiada Asociación “Faustinum” llegó el 10 de mayo de 2003 al entregar la solicitud en Cracovia-Lagnievniki como voluntario.

 Después de un año, el 4 de septiembre de 2004 me aceptaron como miembro y comencé una formación de 4 años durante la cual experimenté la belleza de la unidad de la Asociación bajo el liderazgo de las Hermanas de Nuestra Señora de la Misericordia en Košice y el Padre Artur.  Ciepielski.  Nuestra Asociación fue creciendo poco a poco y es un gran regalo y tesoro de la Iglesia nacida del costado herido de Jesús.

 Un regalo precioso para nuestra parroquia son las reliquias de Santa Faustina, que recibimos con alegría de las Hermanas de Nuestra Señora de la Misericordia de Cracovia y Košice.  El 7 de junio de 2014 Santa Faustina se convirtió en nuestra ayudante, guía y protectora en nuestro camino de la vida cotidiana.  No puedo imaginar cómo sería mi vida si no siguiera a Jesús.  Le alabo por su misericordia, su paciencia conmigo y por su amor incomprensible con el que me ha atraído hacia él.

 Jesús ya no camina sobre esta tierra, pero nunca deja de amar a los más pobres, enfermos y abandonados. Para que Él salga hacia ellos, necesita mis pies, mis manos, mi lengua y mi corazón.  Y Él me lo ha dado todo para que yo pueda ser un regalo para los demás a través de las palabras, las acciones y la oración.

Después de 24 años, este testimonio surge de la relación que he vivido y sigo viviendo.  El Señor me ha mostrado quién es, cómo es y puedo agradecer a la misericordia de Dios.  Quiero contárselo a los demás para que tengan su propia experiencia con Él misericordioso Jesús y su insondable misericordia.  ¡Jesús, en Ti confío!

Jana

Mi nombre es Jana Kosnáčová y me convertí en miembro de la Asociación “Faustinum” el 3 de septiembre de 2005, después de la formación en Čierny Balog.  En 1998 junto con los feligreses de Detva visité por primera vez el Santuario de la Divina Misericordia en Cracovia.  Allí oré por el don de la curación para mi ahijado Michal.  Michal nació en 1997 como un niño gravemente discapacitado, diagnosticado con sordera, entumecimiento y epilepsia.  

El cuidado para él era muy exigente, en parte por el hecho de que mi hermano y mi cuñada eran estudiantes en la universidad en ese momento.  A menudo viajaba a Bratislava para ayudarlos.  En 2007 fui al spa de Čilistov con Michal.  En la casa de al lado estaba alojado un hombre con 3 hijos de 7, 8 y 9 años (Filip, Dominika, Terezka).  Dominika, de 8 años, tenía el mismo diagnóstico que Michal, pero podía caminar, mientras que Michal estaba en silla de ruedas.  Nos hicimos amigos y me dijeron que el 4 de septiembre de 2005 a los 40 años su madre murió de insuficiencia cardíaca.  La distancia entre nosotros era de 200 km.  Sin embargo, a menudo hablábamos por teléfono, nos animábamos y nos visitábamos.  Lo que nos unió fue el hecho de que éramos religiosos y por otro lado, tenemos niños superdotados en nuestras familias.  En 2012, a la edad de 46 años, me casé y me mudé a vivir con mi nueva familia.  Cuidar a un niño discapacitado significa vivir en reclusión, pero también sacrificios y la oportunidad de practicar los actos de misericordia.  A toda la familia le gustó la Devoción de la Divina Misericordia.  En el transcurso de 9 años juntos, los 2 niños han crecido.  Dominika se ha mantenido en el nivel de un niño de 1,5 años y requiere un cuidado de día largo.

 “Entiendo que la misericordia es múltiple;  se puede hacer el bien siempre, en todas partes y en todo momento. El amor ardiente de Dios incesantemente ve la necesidad de darse a los otros con la acción, la palabra y la oración ”(Diario 1313).

Jozef

Estoy en la Asociación “Faustinum” porque necesito la Misericordia de Dios y hace tiempo que anhelaba la Devoción de la Divina Misericordia.  Estaba buscando, leyendo y orando y luego me vino la oportunidad de unirme a la Asociación “Faustinum”, así que me convertí en su miembro.  Le estoy agradecido a Jesús.  Jesús, en ti confío.

Juraj

Estoy en la Asociación “Faustinum” porque encuentro allí la voluntad de hacer el bien, el amor y la misericordia a través de las acciones, las palabras y las oraciones.  Tengo 74 años, 50 de los cuales serví como organista en la iglesia. Durante las misas escuché numerosos pensamientos y homilías. Mi decisión de estar en la Asociación “Faustinum” tuvo varias etapas.  En el antiguo régimen participé activamente en la “Iglesia secreta”, bajo el liderazgo del entonces obispo ordenado en secreto Korec.  Mi misión fue difundir la literatura religiosa y pasarla de contrabando, principalmente desde Cracovia, desde la residencia salesiana de la calle Kofederacka.

 Después de 1989 pasé 3 años en la Koinonia Asociación Juan el Bautista en Košice, donde asistí a la escuela bíblica, completada con un examen final.

 En agosto de 2009 después de un retiro espiritual, por iniciativa del P.  Supek y Sor Clareta de la Congregación de las Hermanas de Nuestra Señora de la Misericordia, la Asociación “Faustinum” fue fundada en Sabinov.  Desde el principio no dudé y me convertí en su voluntario.  Después de completar la formación espiritual básica ABC de 4 años y después de la recomendación del decano local y otros dos testigos, me convertí en miembro de la Asociación de los Apóstoles de la Divina Misericordia durante la misa en Košice, celebrada por el obispo Stanislav Stolarik, en el  presencia de las Hermanas de Nuestra Señora de la Misericordia de Polonia y Eslovaquia.  En la Asociación “Faustinum” me siento muy feliz porque tengo la oportunidad única de sumergirme profundamente en la espiritualidad y el apostolado de Santa Faustina, lo que tiene efectos favorables en mi vida espiritual.  En Sabinov logramos construir una Capilla de la Divina Misericordia donde rezamos todos los viernes.  También rezo la Coronilla por los moribundos. Si del Diario de Santa Faustina escogiera algunos pensamientos que me inspiran cada día, serían estos: “La humanidad no tendrá paz hasta que se vuelva con confianza a Mi misericordia” (Diario 300) “a las Almas que propagan la devoción a Mi misericordia, las protejo durante toda su vida entera como una madre cariñosa protege a su niño recién nacido, y a la hora de la muerte no seré para ellos un Juez, sino un Salvador Misericordioso ”(Diario, 1075) O …“ Has de saber que tu misión es la de conquistar almas con la oración y el sacrificio, animándolas a confiar en Mi misericordia ”(Diario 1690).

 Jesús, en ti confío.

Mária

¿Por qué estamos en la Asociación “Faustinum”?  Como si todo este trabajo y la vida que Santa Faustina anotó en su Diario fuera el camino y la dirección de mi propia vida que debería tomar.  “Faustinum” es un estilo de vida para mí, mi fuerza y ​​mi esperanza.

Marta

Estoy en la Asociación “Faustinum” porque me inspiró la vida de Santa Faustina y el mensaje de Jesús para ella y el mundo entero.  Me enseñó a vivir y manifestar la misericordia de Dios en la vida cotidiana y en las relaciones con otras personas.

Patrik

 ¡Jesús, en ti confío!

 Soy miembro de la Asociación “Faustinum”.  La Divina Misericordia, el atributo más grande y más lindo de Dios, es a través del testimonio de Santa Faustina en esta Asociación que se mantiene vivo y celebrando.  Al mismo tiempo, esta Asociación es la que reza y realiza los actos de misericordia por amor a Jesús y trata de ser tan misericordioso como Él.  Estoy muy agradecido a la Asociación por todos los incentivos y la formación sobre cómo venerar correctamente la Divina Misericordia, ya sea a través de las Escrituras, el Diario de Santa Faustina o los documentos papales. Lo he redescubierto todo.  Aunque la situación en nuestra familia no es perfecta, para decirlo con mayor precisión, no es fácil, me impulsa aún más a confiar en Jesús, lo que me llena de paz y alegría interior.

Silvia

Estoy en la Asociación “Faustinum” porque ser un apóstol de la Divina Misericordia significa un desafío continuo para ser misericordioso a pesar de las situaciones difíciles y el sufrimiento de la vida.  En el corazón de la Divina Misericordia está mi hogar renovado que está aquí para todos los que se encuentran en cualquier estado de pobreza, sufrimiento o desesperanza y pecado.  Por eso rezo por la misericordia de Dios para los necesitados.  Es una fuente de verdadera dignidad humana. Me esfuerzo por estar en su presencia viva, por ser un testigo vivo de Cristo. Me enseña a amarlo aún más en los que sufren. Es Su toque vivo. Se inclina hacia mí y yo trato de inclinarme hacia los demás.  Donde tengo las mayores defectos, tengo la mayor esperanza.

Zlatica

Después de recuperarme de una enfermedad grave, gracias a Dios, sentí un deseo aún más fuerte de acercarme a Dios y profundizar mi fe. En ese momento, una amiga mía, que me acompañaba durante mi enfermedad con su presencia y oraciones, me invitó a una reunión de la Asociación “Faustinum”.  Inmediatamente después de la primera reunión durante mi oración vespertina, agradecí al misericordioso Jesús por su guía.  Poco a poco, a través de la formación del sacerdote, las hermanas, que con devoción hablan de la vida de Santa Faustina y mediante la lectura del Diario de Santa Faustina, comenzaron a adentrarse en los misterios de la Divina Misericordia. Espero con ansias cada reunión; Allí encontré muchas almas afines.

En el fondo de mi corazón siento que mi decisión da sus frutos. Me esfuerzo por hacer actos de misericordia hacia mis hermanos y hermanas.  Lo principal es que cuando antes oraba solía decir “Jesús, quiero confiar en ti”, ahora digo “Jesús en Tí confío”.