“Estoy en la Asociación Faustinum porque…” –  testimonios de Italia

Frate Attilio OFMCap

Soy miembro de “Faustinum” porque es mi familia y mi hogar.  Desde hace varios años, yo mismo he estado difundiendo la devoción a la Divina Misericordia, difundiendo imágenes de Jesús Misericordioso, transmitiendo las formas del culto a la Divina Misericordia durante la catequesis, contando a los jóvenes en las escuelas y oratorios la historia de Santa Faustina, publicando grabaciones de video sobre el tema de la Divina Misericordia en el canal de YouTube.  Con el tiempo, sentí la necesidad de conocer y conocer a otras personas que como yo, aman especialmente el culto a la Divina Misericordia.  El compromiso de difundir el culto a la Divina Misericordia a través de iniciativas personales comenzó a cansarme y me confundió.  Me pregunté: “¿Estoy haciendo lo correcto?  ¿No estoy exagerando?  Estas y otras preguntas alimentaron mi angustia espiritual: el miedo a equivocarme y difundir indebidamente el culto a la Divina Misericordia. Y aquí hay un encuentro providencial: la Asociación “Faustinum” me permitió conocer en profundidad el misterio de la Misericordia de Dios y cómo difundirlo adecuadamente. En la Asociación “Faustinum” encontré una sólida formación espiritual capaz de asentar mi vocación de apóstol de la Divina Misericordia en la vocación de monje y sacerdote. La Asociación “Faustinum” es estabilidad, pertenencia, encuentro de hermanos y hermanas  , compromiso y sacrificio, misión, lectura, meditación y estudio, predicación, alegría y determinación, es la presencia amable y atenta de Santa Faustina, que protege y custodia, anima, aconseja, motiva y acompaña delicadamente.

Marta 

Estoy en “Faustinum” porque es como un aire fresco que acaricia mi rostro, me da ánimo y esperanza.  Poco a poco, me fui acercando al culto a la Divina Misericordia.  Hace unos 10 años conocí a una persona que me enseñó a rezar la Coronilla a la Divina Misericordia, y lo he estado diciendo desde entonces.  Recé por mi familia, por los muertos y por las almas necesitadas.  Unos años después conocí a personas que, como yo, estaban rezando la coronilla, pero en comparación conmigo, han tenido algo más … eran apóstoles de la Misericordia de Dios y lo que me impactó en ellos fue el amor y la alegría que emanaban.  El deseo de profundizar en lo que significaba ser apóstol comenzó a brotar dentro de mí.  ¡Aquí estoy!  En camino para servir al Señor.  Doy mis primeros pasos, a menudo tropiezo por las dificultades del día a día.  Me pregunté por qué estoy aquí.  Quiero cultivar la Divina Misericordia.  Las respuestas que me he dado son: sobre todo, quiero perfeccionarme en las virtudes de Santa Faustina, y luego también quiero contagiar a las personas cercanas a mí con el testimonio y la consecuencia de mis acciones.  No soy bueno con las palabras, pero puedo testificar con hechos, estudiando la Palabra y orando.  Para mí, acercarme a la Misericordia de Dios fue como un aire fresco que acaricia, alivia el dolor y la tensión cotidiana.  Jesús, en ti confío.

Giusy

Pertenezco a la Asociación “Faustinum” porque es una fuente para mí, gracias a la cual puedo acercarme al misterio de la misericordia del Padre y transmitirlo a mis familiares.

Desde que era niño, siempre he tenido un profundo apego a Jesús, especialmente a la imagen de Jesús Misericordioso. Cuando era pequeño, descubrí con qué se relacionaba esta imagen: la devoción a la Divina Misericordia. Pude conocer y profundizar la historia, vida y misión de Santa Faustina y esta imagen que parecía seguir hablándome. Y cuando estaba orando era como si Él estuviera allí y señalando con el dedo su pecho, diciéndome: “Te llevo en mi corazón porque te amo”.

Todos los días rezo la Coronilla a la Divina Misericordia y cuando está de acuerdo con mis compromisos escolares, también me uno a la Coronilla perpetua.

Siempre me incliné a hacer obras de Misericordia, incluso cuando era pequeña: mi madre me decía que siempre estaba feliz de dar a los que no tenían algo que yo pudiera darles. Siempre me hablaba de la Navidad cuando de niña le entregaba un regalo que había recibido de un pariente lejano, una niña pequeña que conocí en la calle, pidiendo una donación y llorando porque le gustaba mi muñeca. Le di esta muñeca diciendo “Tengo tantos juguetes, ella no tiene nada”.

Siempre lucho por esta virtud: para mí es el amor. En lo que hago, veo el Amor, veo a Jesús agradeciéndome, lo siento en mi corazón, siento una alegría indescriptible.

Hoy estoy difundiendo la devoción a la Divina Misericordia, declaraciones del Diario de Santa Faustina, a través de videos y escritos, distribuyéndola a quienes la soliciten, así como a diversos grupos de oración.

Conocí a la Asociación Faustinum casi por accidente a través del sitio web de las Hermanas de Cracovia. Leí sobre iniciativas, espiritualidad y como todo me golpeó tanto, ¡decidí pedir información!  Gracias a “Faustinum” encontré, como mencioné antes, una fuente de la que puedo sacar mi testimonio y anunciarlo a las personas que me rodean 100 veces mejor.

Además, en mi discernimiento vocacional y, en el futuro, en el ingreso a un monasterio, encuentro en la Asociación una sólida formación espiritual capaz de profundizar mi “Sí” al Señor.

Para mí, la Asociación “Faustinum” es la presencia del Rey de la Misericordia a mi lado, que me sigue, me bendice, me lleva de la mano, toca mi corazón, y por la intercesión de Santa Faustina Kowalska nos convierte en verdaderos Apóstoles de misericordia.

Maddalena

¡Pertenezco a la Asociación “Faustinum” porque estoy aprendiendo el tipo de misericordia hacia los demás que Dios tiene para mí todos los días!

Gracias a la oración diaria, la lectura diaria, la catequesis, los artículos publicados por la Asociación, puedo mirar la realidad de otra manera, confiando más en el Señor y alimentando al prójimo con misericordia.

¡Gracias Señor por tu amor!  ¡Jesús, en ti confío!

Rosita

Pertenezco a la Asociación “Faustinum” porque me siento llamada a formar parte de ella.  Aquí puedo extraer de la fuente del amor que me hace descubrir cada vez mejor cuán grande es la misericordia de Dios.

Santa Faustina es para mí un modelo a seguir, una guía que me lleva a Jesús, a confiar plenamente en Él y en su infinita misericordia.

¡Jesús, en ti confío!

Gianni

Estoy en la Asociación “Faustinum” porque … tengo la oportunidad de compartir con otras personas el amor que Jesús Misericordioso dio a conocer a través del Diario de Santa Faustina Kowalska (esto es también lo que pasó en mi vida, porque antes de leer el Diario yo no conocía la grandeza de Su Amor). Estoy en “Faustinum” principalmente porque tengo la oportunidad de profundizar en mi formación interna para que yo pueda ser mejor, de la forma que el Señor quiere, y así dar el amor que he recibido y que debo dar al prójimo. Porque, como Él mismo dijo: “Recibiste gratis, da gratis”. No es casualidad que el Señor eligiera el momento oportuno en el camino de mi conversión para darme este gran regalo de pertenecer a la asociación “Faustinum”, por lo que agradezco al P. Attilio, a todas las hermanas de la Congregación de Nuestra Señora de la Misericordia y a la Misericordia de Jesús que siempre fue infinitamente generoso conmigo, un pobre pecador.

Camillo

Mi nombre es Camillo y desde el 30 de junio de 2017 soy Apóstol de la Asociación “Faustinum”.

Soy Apóstol de la Divina Misericordia porque quiero proclamar con toda el alma la Obra de la Divina Misericordia. Deseo que cada alma pueda acercarse con confianza a la Misericordia de Dios y experimentar los mismos milagros que Jesús Misericordioso hizo y hace en mi vida y en mi alma.  Por eso hace cuatro años decidí dedicar toda mi vida a este trabajo, pero para ello necesitaba formación, quería conocer de raíz la obra que Dios encomendó a Santa Faustina, y por eso le escribí a la Congregación en Cracovia y fui escuchada, porque las hermanas de la Asociación “Faustinum” comenzaron a formarme para que viviera la Misericordia infinita que se reveló en mi vida.

 ¿Cuál es mi mayor deseo?  Que cada alma pueda vivir profundamente lo que Dios ha hecho en mí y por mí, creciendo cada día más, en la confianza en la omnipotencia de la Misericordia de Dios.

 ¡Jesús, en ti confío!