XXV Domingo del Tiempo Ordinario

San Marcos (9,30-37)

Y saliendo de allí, iban caminando por Galilea; El no quería que se supiera, porque iba enseñando a sus discípulos. Les decía: «El Hijo del hombre será entregado en manos de los hombres; le matarán y a los tres días de haber muerto resucitará.» Pero ellos no entendían lo que les decía y temían preguntarle.

Llegaron a Cafarnaúm, y una vez en casa, les preguntaba: «¿De qué discutían por el camino?» Ellos callaron, pues por el camino habían discutido entre sí quién era el mayor. Entonces se sentó, llamó a los Doce, y les dijo: «Si uno quiere ser el primero, sea el último de todos y el servidor de todos.» Y tomando un niño, le puso en medio de ellos, le estrechó entre sus brazos y les dijo: «El que reciba a un niño como éste en mi nombre, a mí me recibe; y el que me reciba a mí, no me recibe a mí sino a Aquel que me ha enviado.»

a

Santa Faustina anotó en su Diario (D. 1487)

Jesús: Háblame simplemente, como se habla entre amigos. Pues bien, niña Mía, ¿qué es lo que te detiene en el camino de la santidad? 

El alma: La falta de salud me detiene en el camino de la santidad, no puedo cumplir mis obligaciones, pues, soy un sufrelotodo. No puedo mortificarme ni hacer ayunos rigurosos como hacían los santos; además no creen que estoy enferma y al sufrimiento físico se une el moral y de ello surgen muchas humillaciones. Ves, Jesús, ¿cómo se puede llegar a ser santa en tales condiciones?

Jesús: Has de saber que el mundo te odia, porque no eres de este mundo. Primero Me persiguió a Mi, esta persecución es la señal de que sigues Mis huellas con fidelidad.

 -“Pero ellos no entendieron lo dicho, y tuvieron miedo de interrogarlo”. Jesús me invita a una relación. Quiere que le hable como amigo a amigo.

 -¿Hay algo que tenga miedo de preguntarle a Jesús? ¿Tomo también temas que me resultan difíciles, como la cruz, el dolor, el sufrimiento?

-Le pediré al Espíritu Santo la gracia de entender que no hay camino al cielo excepto el camino de la cruz, el camino más corto y seguro.