“Estoy en la Asociación Faustinum porque…” –  testimonios de la República Checa

Andrea

Todo comenzó la noche del 22 de febrero de 1998. En ese momento en nuestro país, aún no se conocía el “Diario” o Mensaje de Misericordia, ni siquiera la imagen de la Divina Misericordia. Tuve un sueño. Vi a Jesús venir a mi encuentro. De Su corazón salió una gran luz y me llenó de profunda paz y sereno gozo. Estaba sumergido en Su brillo. Me desperté y no sabía qué significaba ese sueño.

Pasó el tiempo … Un día, al final del año escolar, en junio, uno de mis alumnos me ofreció una imagen de Jesús Misericordioso. Estaba sin palabras. Fue el mismo Jesús que vi en mi sueño. Quería saber de dónde viene este cuadro, quién lo pintó, cuál es su historia. Mi búsqueda me llevó al convento de las Hermanas OLM en Dvůr Králové nad Labem.

Después de unos años, el Diario también se tradujo al checo. Cuál fue mi sorpresa cuando me enteré de que el Señor Jesús se apareció a Santa Faustina el 22 de febrero. Me di cuenta y por eso me uní a la Asociación Faustinum de los Apóstoles de la Divina Misericordia y me convertí en su miembro.  Nunca he dudado de mi camino espiritual. Estoy feliz de poder difundir el Mensaje de la Misericordia y, a través de la oración, suplicar la gracia de la conversión para los pobres pecadores.

Marek

Estoy en la Asociación Faustinum porque creo que Dios es misericordioso.  Él da esperanza a los pecadores y a aquellos que tienen problemas en sus vidas y eligen las cosas del mundo antes que a Dios. Después de todo, creo que todos merecen vivir con Dios en la eternidad. ?Aprendí que la misericordia cambia a las personas dándoles un escudo y protección contra el mal y crea una vida mejor en la tierra.