XXV Jornada Mundial de la Vida Consagrada

Hoy en la Iglesia celebramos la XXV Jornada Mundial de la Vida Consagrada. Agradeciendo a Dios por todas las personas consagradas, os pedimos vuestras oraciones por las religiosas, los sacerdotes, religiosos y por todas las personas consagradas, para que sean testigos en el mundo del amor misericordioso de Dios.
 
Jesús le pidió a Santa Faustina tal oración. Le dijo: “Confío a tu cuidado dos perlas preciosas para Mi Corazón, que son las almas de los sacerdotes y las almas de los religiosos” (D.531).