Testimonios del V Congreso Internacional ADM

¡Alabado sea Jesucristo!

San Juan Pablo II, el gran Apóstol de la Divina Misericordia, dijo una vez estas palabras: “Que nuestro amor sea poderoso; que nuestra esperanza sea mayor que todo lo que pueda oponerse a esta esperanza”. En referencia a ellos, quisiera agradecer sinceramente a las Hermanas por la organización del V Congreso de los Apóstoles de la Divina Misericordia de este año con amor y esperanza en su buen fruto, a pesar de todas las circunstancias desfavorables de la pandemia que la han acompañado.

Hoy, revisando de nuevo el programa de cada día del Congreso, puedo asegurar que prácticamente cada uno de sus puntos fue una fuente de contenido conmovedor e inspirador para mí sobre cómo celebrar verdadera y gozosamente la misericordia de Dios en la Palabra de Dios y los Sacramentos y en la vida cotidiana.

Uno de los frutos de las conferencias, homilías y testimonios escuchados fue, entre otros el cambio de mi actitud interior y la corrección de mi modo de actuar en relación a los “más pequeños” que comenzaron a producirse en mí a través del Evangelio, durante la homilía y el Sacramento de la Reconciliación del primer día del Congreso. Me animaron a “invertir el orden” en mi pensamiento y estimularon la “imaginación de la misericordia”, para tratar de dar un paso más en el enfoque de ayudar a las personas sin hogar, para comenzar a mirarlas con mayor amor y amabilidad, reemplazando distancia previa y desconfianza.

Una de las tardes durante el Congreso, conocí a una persona sin hogar, Piotr, no creo que fuera una coincidencia. El Señor Misericordioso me ayudó entonces a mirar a esta persona con amor, como Cristo lo mira, es decir, a atreviéndome a tener una conversación amistosa, preguntar por su nombre, compartir mi testimonio de la experiencia del amor de Dios, así como las historias de otras personas, como la de Grzegorz, quien nos dio testimonio durante el Congreso, o la historia del siervo de Dios Matt Talbot de Irlanda, el santo patrón de las personas que tienen adicciones y actualmente candidato a los altares. No hay situaciones desesperadas para la Divina Misericordia y todos, mientras se vive, pueden vivir felices e incluso convertirse en un gran santo, como dijo Sta. Faustina.

Mi conversación con Piotr terminó dándole la imagen de Jesús Misericordioso “Jesús, confío en Ti” como símbolo de que le aseguro mi oración por él. Por primera vez esa noche, vi alegría y esperanza en una persona sin hogar después del contacto conmigo, por lo que estoy muy feliz. Esa transformación continúa en mí y me ayuda a comenzar, tras el Congreso, a predicar la Buena Nueva y continuar con conversaciones amables y abiertas sobre la fe, la vida y la esperanza en el refugio para personas sin hogar en mi ciudad natal.

Finalmente, agradezco mucho la hermosísima adoración del Señor Jesús durante la tarde de alabanza, especialmente por dos elementos: el canto y música maravillosos, y por animarnos el sacerdote que guiaba la oración a postrarnos en cruz (fue mi primera vez y al mismo tiempo una experiencia muy fructífera con esta forma de oración). Tuve la impresión de que fueron inspirados por Dios para ayudarme a expresar mi alabanza personal y agradecimiento a la Misericordia de Dios, para lo cual a veces no hay suficientes palabras para expresarlo correctamente. También fueron una ayuda para mí en la necesidad interior de oración de profunda humillación, siendo consciente de mi propia indignidad y gratitud hacia tantas gracias que he experimentado tan lejos del Señor Misericordioso, gracias a las cuales ahora soy una persona feliz. ¡Alabado sea el Señor!

Alicja, miembro “Faustinum”, Polonia

El V Congreso Internacional de los Apóstoles de la Divina Misericordia de Cracovia, en el que tuve la oportunidad de participar, fue para mí un testimonio concreto de lo que significa ser apóstol de la Divina Misericordia en la vida, en la comunidad y en el mundo.

En mi corazón tengo recuerdos muy bonitos de momentos de gran intensidad, profunda espiritualidad, emociones, el poder compartirlo con personas de todo el mundo… ¡¡¡Fue genial!!! Viví esos días con alegría y gran paz en mi corazón gracias a la oración constante (Misa, adoración, coronilla diaria) y a la oportunidad de escuchar y meditar las hermosas catequesis de varios oradores (obispos, sacerdotes, hermanas…).

Los testimonios de diferentes personas fueron para mí muy conmovedores, fueron historias dolorosas, sí, pero al mismo tiempo los testimonios de la grandeza de Dios Padre y la fe que sana los corazones, obra milagros, da esperanza, purifica el alma y puede hacer todo nuevo…

En pocas palabras, fue para mí una inmersión total en la misericordia de Dios, que se puede descubrir y experimentar en cada momento: en la Eucaristía, en la confesión, en la Palabra de Dios, en nuestra vida…

Para mí también fue excitante la posibilidad de estar en aquellos lugares en los que vivió nuestra querida santa Faustina, y la oración en común con las hermanas de la Madre de Dios de la Misericordia, en una atmósfera casi surrealista, lejos del bullicio y de la tristeza del mundo.

Todos volvimos a nuestra vida diaria, pero la gracia que nos tocó en aquellos lugares, todavía actúa en nuestra vida, y la oración continua hace que estemos, como entonces, en comunión con todos los apóstoles de la Divina Misericordia y con nuestras tan queridas y hospitalarias hermanas, con las que seguimos en contacto y a las que esperamos poder ver de nuevo aquí en Italia, para continuar la celebración con Jesús y Faustina.

Magdalena, voluntaria “Faustinum”, Italia.

Queridos hermanos en Cristo, comenzaré mi testimonio con unas palabras de nuestra hermana Faustina:

“Oh Cristo, tú sabes con qué ardor deseo hacerme semejante a Ti.  Haz que toda Tu Pasión sea también mía, que todo Tu dolor se vierta en mi corazón” (D. 1418).

V Congreso Internacional de los Apóstoles de la Divina Misericordia:

Todo programado para el 1 de octubre de 2021, con mi mejor amigo Camillo (también miembro de Faustinum) llegamos al aeropuerto con la alegría de compartir el viaje con otros tres apóstoles de la Divina Misericordia, todos emocionados por este Congreso en Polonia. Cuando Dios une las almas de sus hijos, el amor a Jesús se derrama con un propósito: amarnos unos a otros, porque Dios está en medio de nosotros.

Podría decir mucho: la acogida de nuestras hermanas de la Congregación de la Madre de Dios de la Misericordia, la oración, el compartir con todos los hermanos de diferentes países e idiomas, almuerzos, cenas, testimonios … pero lo más maravillosas para mí  fueron las lágrimas. ¡Sí! Lágrimas sanadoras… Dios me dio el valor para volverme hacia Él y mirarme a mí misma. Entonces vi y sentí la miseria más profunda de mi alma que quería salir de mí, como si quisiera vomitar todo el mal que está arraigado en mi intimidad más profunda, sin darme cuenta de que toda esta suciedad se acumula en mí, en las profundidades de mis entrañas, como decía Sta. Faustina. Pasé por muchas etapas en mi vida cuando salí de casa para acercarme a Jesús. Pero tal vez ahora era el momento adecuado, y fue en Polonia donde Él me dirigió su llamada…

¡Puedo dar testimonio que en todo el maravilloso camino que hemos hecho en estos seis días, la confesión y la adoración de la Eucaristía fueron tan profundas, tan íntimas y tan iluminadoras! ¡Hasta veo a Jesús arrodillado a mi lado lavándome los pies…! “Jesús, ¿de verdad le estás lavando los pies a una miserable como yo?”

Solo puedo compartir con todos vosotros que Jesús es grande y único, ¡siempre está dispuesto a apoyarnos a través del amor desinteresado!

“Oh Jesús, qué pobre soy espiritualmente…” Si el mundo supiera, si abriera su corazón y te mirara, todo sería Santo, como el cielo y la tierra que Dios creó.

¡Jesús, confío en ti!
¡María, me encomiendo a Ti!
Graziella, miembro Faustinum, Italia

Me gustaría compartir algunos pensamientos relacionados con la experiencia de la Divina Misericordia del V Congreso Internacional de los Apóstoles de la Divina Misericordia, que tuvo lugar en el Santuario de la Divina Misericordia de Cracovia-Łagiewniki, del 2 al 5 de octubre de 2021 bajo el lema “Celebrar la misericordia”. Agradezco a Dios y a las queridas Hermanas de Faustinum por tan hermosa preparación de esta obra de Dios y por guiarnos a los Apóstoles de la Divina Misericordia durante esos días. De todas las conferencias que tuve la oportunidad de escuchar online, el mayor don que enriqueció mi corazón fue lo que dijeron tres de nuestras Hermanas: hna. Miriam Janiec, hna. Eliana Chmielewska y hna. Emanuela Gemza. En cada una de las Hermanas encontré una paz y alegría extraordinarias, así como el deseo de compartir con nosotros el misterio de la Divina Misericordia, para que también impregne nuestras vidas.

La conferencia de la hna. Miriam Janiec, “La misericordia en el Sacramento de la Penitencia y Reconciliación”, me permitió redescubrir la profundidad del Sacramento de la Confesión como un encuentro entre yo, pecadora, con Dios misericordioso. Tengo la suerte de que mi confesor habitual sea un sacerdote en el que realmente veo al Padre Misericordioso. Mi deseo es ir al Sacramento de la Confesión con mayor fe y conciencia de que es el mismo Señor Jesús quien actúa en mí, llevando a cabo el perdón, la reconciliación y la sanación de mi alma. Me gustaría aferrarme aún más a Cristo, a quien herí con mi pecado, en lugar de concentrarme en limpiarme de la culpa. También me gustaría ser más consciente de los frutos de la confesión a través de la actitud de confianza en la Misericordia de Dios, el arrepentimiento, poniéndome en verdad ante mi pecado, para dejar que Jesús llene mi corazón de amor.

En el contenido de la conferencia “La misericordia en el Sacramento de la Eucaristía”, tan bellamente presentada por la hna. Eliana Chmielewska, me encantó la inusual selección de los fragmentos del Diario de Sta. Faustina, relatando la experiencia de la Eucaristía a través de Sta. Faustina. Sentí que estas palabras me eran muy cercanas, que el Señor Jesús me da la gracia de experimentar Su presencia viva y me abraza con Su amor durante la Eucaristía. Siento una cercanía especial a Él cuando lo tengo en mi corazón después de recibirlo en la Sagrada Comunión. Entonces, a menudo viene la emoción y nace en mí una gran acción de gracias por todo el bien que recibo de Dios en mi vida diaria, también a través de las personas que me pone alrededor. Durante el Ofertorio y en la Sagrada Comunión, con fe y confianza, me encomiendo a mí misma y a todos los que llevo en mi corazón a la Misericordia de Dios, especialmente a los que sufren en el alma y en el cuerpo. Quiero aprender a entregarme en la Eucaristía para que mi sufrimiento unido con el sufrimiento de Jesús salve almas. Me gustaría buscar a Jesús en la Eucaristía con más anhelo y decir a menudo, como decía Sta. Faustina: “Deseo que la Sagrada Comunión sea el momento más festivo de mi vida”. En este deseo y en la construcción de una cercanía aún mayor con Jesús, las preguntas de la hermana Eliana son preciosas para mí: “¿Creo que Jesús quiere encontrarse conmigo? ¿Quiero aceptar su amor, ternura, gracia?” También me gustaría pedirle al Señor Jesús que experimente una mayor concentración durante la Eucaristía, que se vayan de las distracciones, que pueda extraer de la Fuente la gracia de la fuerza y de la transformación, alimentándome de este precioso Alimento de Amor, para que me llene yo misma con él y lo lleve a los demás para saciar el hambre.

La conferencia de la hna. Emanuela Gemza, “La imaginación de la misericordia en la vida de Sta. Faustina y en los Apóstoles de la Divina Misericordia”, es para mí una hermosa enseñanza y el testimonio de la Hermana al mirar a Jesús Misericordioso y extraer de su Amor para compartirlo con los demás. La hermana Emanuela nos dijo estas palabras: “Todos necesitamos el amor que Dios derrama sobre nosotros, solo entonces podremos llevar amor a los demás. Lo que recibimos de Dios es para compartirlo. Dios quiere servirse de nosotros y actuar en la vida de aquellos con los que nos encontramos”. Admito que esta verdad me es muy cercana. Sé que Dios en Su amor me llamó y me ha dado tanto para que yo pudiera dar Su amor y a mí misma a los demás. Intento hacerlo, en primer lugar, estando cerca de los demás con una buena palabra en sus alegrías y sufrimientos, escuchando pacientemente, asegurando mi oración y llevándoles a Dios, uniendo mi sufrimiento con el sufrimiento de Jesús, y también compartiendo mi talento musical, en la composición de cantos para la gloria de Dios y para el beneficio de la gente. Me gustaría mucho que la imaginación de la misericordia me ayudara a moldear mi corazón a imitación del Corazón de Jesús, por lo que a menudo me hago esta pregunta: ¿Qué harías en mi lugar, Jesús?, como sugiere la hermana Emanuela. También me gustaría en la oración, en función de las circunstancias de la vida cotidiana, volver a otras preguntas planteadas por la Hermana: “¿Sabes para qué estás en este mundo? ¿Qué vas a hacer? ¿Cómo servir con los dones y talentos que Dios te ha dado?” Desde hace muchos años, y ahora de manera especial, desde que este año participo en la formación de los Apóstoles de la Divina Misericordia, trato de practicar las formas del culto a la Divina Misericordia en comunión espiritual con nuestras Hermanas. En mi vida diaria intento confiar en Jesús Misericordioso y servirle a Él y a mi prójimo a través de la acción, la palabra y la oración; siento claramente la guía de Dios en esto.

Tengo la convicción interior de que la experiencia del Congreso de los Apóstoles de la Divina Misericordia de este año contribuyó mucho a alegrar mi espíritu y avivar mi fe, esperanza y amor. De manera especial, las conferencias de nuestras Hermanas tocaron mi corazón y despertaron un profundo deseo de experimentar una cercanía aún mayor con Jesús en los sacramentos y la oración, y en la vida cotidiana entre mis allegados. Estas palabras me ayudan mucho a descubrir y aceptar el misterio de la Misericordia de Dios.

Agnieszka, voluntaria “Faustinum”, Polonia