Últimos días de carnaval 2019

Te esperé para compartir contigo el sufrimiento, ya que ¿quién puede comprender Mis sufrimientos mejor que Mi esposa? (D. 348) 

El corazón sensible de la hermana Faustina no omitió ninguna oportunidad para compartir los sufrimientos de Jesús. Especialmente difícil fue el momento antes de la Cuaresma, cuando la locura del carnaval estaba llegando a su fin. Escribió en el Diario: En estos dos últimos días de carnaval he conocido una enorme cantidad de penas y de pecados.  En un instante el Señor me hizo saber los pecados cometidos estos días en el mundo entero.  Me he desmayado de espanto, y a pesar de conocer todo el abismo de la Divina Misericordia, me he sorprendido de que Dios permita existir a la humanidad.  Y  el Señor me dijo quién sostiene la existencia de la humanidad: son las almas elegidas.  Cuando acabe el número de los elegidos, el mundo dejará de existir (D. 926).

¿Quiénes son estos “elegidos”? Cuando miramos el Diario, tenemos la impresión de que la Hermana Faustina describe a los Santos de esta manera: Oh Jesús, deleite de mi alma, Pan de los ángeles, Todo mi ser se sumerge en Ti, y vivo de Tu vida divina, como los elegidos en el cielo (D. 1393). Pero no solo aquellos que ya están viendo a Dios, sino también aquellos que han decidido “vivir la vida de Jesús” aquí en la tierra. ¿Estamos entre ellos? ¿Estamos más preocupados por nuestro sufrimiento o por el sufrimiento de Jesús? ¿Su voluntad o nuestros planes?.

Espíritu Santo, ¡ayúdanos! Concede que esta elección que sellaste en nuestro bautismo se complete en el cielo.