PRÁCTICA PARA LA 4ª SEMANA DE ADVIENTO

Consideraré estas palabras:

„…no temas acoger a María.” (Mt 1, 20)

y,

“Viviré este Adviento según las indicaciones de la Santísima Virgen:  con mansedumbre y humildad” (D. 792).

Cada día (hasta el próximo domingo), con la ayuda de la gracia de Dios:

  • Intentaré planificar mi día con María, y, siendo consciente de su cercanía, viviré cada trabajo, descanso, cada reunión y todas mis tareas.
  • Con humildad, es decir, con confianza en Dios, gratitud y paciencia, aceptaré todo lo que me suceda en estos últimos días antes de Navidad.
  • Le pediré a María que silencie mi corazón, que me recuerde lo que es más importante en estos días y que prepare en mi corazón sitio para Jesús.