Les deseamos una Feliz Navidad

La Santísima Virgen me dijo:
Aquí tienes el tesoro más precioso.
Y me dio al Niño Jesús

Santa Sor Faustina

Queridos,
¡Amados hermanos y hermanas en Cristo, Miembros y Voluntarios de “Faustinum”!

La Encarnación del Hijo de Dios tuvo lugar de modo oculto. Dios vino a la aldea desconocida de Nazaret, a una simple muchacha que solo era conocida en los alrededores más cercanos. Vino a confiarle su tesoro más preciado, su amado Hijo.

El nacimiento de Jesús también tuvo lugar de modo oculto. En esta noche especial, los habitantes de Belén no pudieron adivinar cuán grande acontecimiento había tenido lugar en l periferia de su ciudad. En el lugar donde María dio a luz al Hijo de Dios, allí mismo ella lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre.

Se acerca la Navidad, un tiempo lleno de encuentros cordiales con nuestros seres más queridos, un tiempo de desearnos y obsequiarnos unos a otros lo mejor. Sin embargo, sabemos que esta dimensión externa de lo que celebramos no es lo esencial de estos días, sino el fruto de aquello que se realiza en lo oculto, en lo profundo de nuestros corazones. Es allí donde la Virgen María quiere colocar su más valioso tesoro – Jesús -, para que podamos amarlo y adorarlo. Deseo, y rezo en esta intención, que María encienda en nosotros el fuego del amor de Dios que ardía en su corazón. Deseo que Jesús se convierta en el mayor tesoro de nuestro corazón, y que su voluntad sea el punto de referencia para todas nuestras decisiones y elecciones en el nuevo año.

Unida en oración durante la adoración del Niño Jesús

Hna. Miriam Janiec ZMBM
Presidenta de la Asociación “Faustinum”
Junto con las hermanas de “Faustinum”