La historia de un sacerdote…

Cuando escuché por primera vez sobre la Misericordia de Dios y la Coronilla a la Misericordia estaba desorientado y pensé el por qué de otra nueva oración y qué bien sacaría de ella… No sabía que Jesús planeaba darse a conocer lentamente pero con firmeza. Cuando me asignaron a Kuala Lumpur en Malasia para un año de actividad pastoral (de acuerdo con el programa de formación del seminario) me pidieron que ayudara en la ceremonia de consagración de la Iglesia. Era la Iglesia dedicada a la Divina Misericordia, Shah Alam. Esta es la primera iglesia dedicada a la Misericordia de Dios en Malasia. Debo admitir que desde entonces he sentido el deseo de rezar la coronilla a la Divina Misericordia y por primera vez he me encontrado con la figura de Santa Faustina.

Más tarde, cuando estaba en la etapa final de mi formación en el seminario, me asignaron a la Iglesia de la Divina Misericordia en Singapur. Era una iglesia completamente nueva que abrió unos 2 meses antes de mi llegada. Allí tuve un contacto más cercano con las reliquias de Santa Faustina, con la coronilla a la Divina Misericordia, con la figura de Santa Faustina y otros objetos de culto. Fue aquí, en esta parroquia, donde recibí un rosario con una reliquia de Santa Faustina de tercer grado.

Después de la ordenación, fui enviado a la iglesia de San Anna, Bukit Mertajam, pero no por mucho tiempo, porque Dios tenía otros planes. Poco después, fui trasladado a la Catedral del Espíritu Santo en Penang, de la que la Iglesia de la Divina Misericordia era su filial.

Después de unos seis meses, mi párroco tomó un permiso de estudio de seis meses y me convertí en responsable de ambas iglesias. Fue entonces cuando mi amor por la misericordia de Dios se profundizó. Comencé a buscar diferentes formas de promover la devoción y esta iglesia como centro de peregrinación.

Propuse al obispo que elevara el rango de la Iglesia de la Divina Misericordia a Parroquia debido a su magnitud, etc. El obispo me pidió que mirara el proceso canónico relacionado con este hecho y pronto aceptó elevar esta filial al rango de Parroquia. Estaba tan feliz de que la gente finalmente pudiera llamar a su iglesia hogar, parroquia…

El obispo también me designó como primer párroco de esta Iglesia en Penang, y lo acepté humildemente, aunque sabía que había mucho que hacer. Era necesario empezar desde cero la administración, la formación y el servicio pastoral y varios otros asuntos. Llegué allí el 1 de septiembre de 2013. Asumí los deberes de primer párroco el 29 de septiembre de 2013.

Cuando me mudé a la Iglesia, sentí fuertemente que me faltaba algo. No había nadie allí. Sí, Jesús estaba presente, pero faltaba un ser querido… Fue entonces cuando me di cuenta de que santa Faustina quería tener su hogar aquí. Traté de buscar sus reliquias, me enteré de cómo conseguirlas. También me dirigí al sacerdote de la parroquia de la Divina Misericordia en Shaha Alam y le pregunté si podía tomar prestadas las reliquias de Santa Faustina para celebrar su fiesta aquí en nuestra parroquia en Penang el 5 de octubre. De inmediato estuvo de acuerdo y fuimos con otros dos feligreses a recoger sus reliquias. Fue un viaje agotador pero valió la pena. El 5 de octubre celebramos su fiesta y todos los feligreses veneraron sus reliquias. Una amplia sonrisa y alegría apareció en los rostros de todas las personas. Fue un momento histórico, inolvidable…

Poco después recibimos las reliquias de Santa Faustina para la parroquia y al mismo tiempo las reliquias de San Juan Pablo II, recibimos la noticia en la misma semana. Vine personalmente a Cracovia – Łagiewniki junto con 20 feligreses para recibir las reliquias de Santa Faustina. El lugar y el encuentro fue tan hermoso. Celebramos la Santa Misa y veneramos las reliquias de Santa Faustina en esta hermosa capilla.

Estamos verdaderamente bendecidos con la presencia de ambos santos, así como con las  muchas experiencias personales, milagros y curaciones que ocurren a quienes visitan nuestra iglesia. También estamos agradecidos de que en nuestra parroquia tuvimos la Puerta de la Misericordia en 2016.

El año pasado recibimos la buena noticia de que obteníamos las reliquias del beato Michał Sopocko. Este año, durante la Fiesta de la Divina Misericordia, colocamos todas las reliquias a los pies de Jesús y celebramos fielmente la Fiesta bajo el lema: Enviado con alegría para sanar.

La presencia de Santa Faustina es verdaderamente extraordinaria y ha traído la gracia de una profunda paz y oración. Ella es realmente excelente para dirigir y enseñarnos a orar y entregarnos a la misericordia de Dios. Muchas personas se han acercado a ella y a Jesús a través de su ejemplo de vida.

Todos los días escribo fragmentos del “Diario” en el grupo de chat de la parroquia para que las personas puedan pensar y cambiar sus vidas. En el Diario hay innumerables bendiciones y Dios contesta las oraciones a través del Diario. Solo puedo agradecer a Dios por servirse de mí para atraer a la gente hacia ella y vivir más profundamente con Jesús.

Ahora que ha llegado el momento de cambiar el lugar de mi ministerio pastoral, espero y rezo para que el próximo sacerdote continúe alentando a las personas a entregarse a la Misericordia de Dios a través de la intercesión de Santa Faustina.

P. Martin Orlando
Párroco
Iglesia de la Divina Misericordia,
Penang, Malasia