Día 8 – Entrega de mi prójimo a Jesús misericordioso