Día 7 – Entregarse como un niño en los brazos del Padre misericordioso