Día 26 – Entrega de mi cuerpo y alma a María