Año nuevo 2019

En nombre de la Santísima Trinidad empecé la primera hora del Año Nuevo.  Pedí a cada Persona la bendición y con gran confianza miré hacia el Año Nuevo (Diario 355).

La confianza en Dios quita el miedo de nuestros corazones. Por eso, la hermana Faustina pudo escribir audazmente estas palabras, que indican que no tenía miedo sobre el futuro que se revelará en los días y meses siguientes. A pesar de que tenía motivos desde un punto de vista humano para preocuparse y experimentar muchos dilemas con respecto a su débil estado de salud y a los grandes desafíos que Jesús le presentó, y que ella sola no podía afrontar. Sin embargo, tomó la decisión de centrarse en el corazón misericordioso de Jesús, y no en sí misma: he decidido clavar fuertemente mi mirada en ti, Jesús, modelo perfectísimo (Diario 1423).

Si nuestra lista de propositos de Año Nuevo aún no se ha completado, ¡anotemos esta decisión en el primer lugar!